10 fases por las que todas pasamos cuando nos enamoramos

Todas tenemos muy claro lo que queremos y lo que no, hasta que nos enamoramos. Da igual esa lista de requisitos para el chico perfecto, ¿cuántas veces te has enamorado del más idiota de todos? Y es que cuando nos enamoramos, perdemos la cabeza por completo. Nos obsesionamos e ilusionamos. Un día nos sentimos las personas más felices del planeta y al siguiente, las más desgraciadas. Vivimos una auténtica montaña de sentimientos. Sin embargo, por muy loco que sea, vivir y no enamorarse no es vivir en absoluto.

Por lo menos, no estás sola. Todos perdemos la razón cuando nos enamoramos y pasamos cada una de las siguientes 10 fases.

Fases del Enamoramiento:

Fase 1: Hacerse la difícil.

Es una de las etapas más clásicas del enamoramiento entre todas las mujeres (y también de algunos hombres). Podemos estar pensando en él a todas horas, releyendo una y otra vez cada uno de sus mensajes, cotilleándole cada una de sus redes sociales, que después cuando nos diga de quedar nos mostraremos totalmente indiferentes.

Fase 2: Las mariposas en el estómago.

Esta es esa fase en la que no sabes por qué pero estás increíblemente nerviosa cuando vas a verle. No puedes controlar las mariposas en el estómago ni tampoco esa risa de estúpida cada vez que te dice una tontería.

Fase 3: La confirmación.

Por fin. Todos esos nervios se terminan con vuestro primer beso. Él te demuestra que también se siente muy cómodo contigo y tú te das cuenta que definitivamente esa persona te gusta mucho más de lo que pensabas. Ahora ya, de perdidos al río.

Fase 4: El embobamiento.

Estás totalmente loca por él. Le ves como ese hombre perfecto que estabas esperando que apareciera y estás completamente rendida a sus pies. Esta es esa etapa en la que idealizas a tu pareja, cuando tienes la necesidad de sacarle en cualquier conversación y en la que cada canción y situación te recuerda a él.

Fase 5: Perder la noción del tiempo.

En todo proceso de enamoramiento hay una etapa en la que el tiempo se para cuando estáis juntos. Vuestra relación va cada día mejor y el tiempo que pasáis juntos se te pasa volando. Llegas tarde a todos lados, te puedes pasar horas chateando con él y todo lo que tenías que hacer deja de tener tanta importancia porque lo único que quieres es pasar el mayor tiempo posible con él.

Fase 6: La duda.

Notas que estás llegando al límite. Te has pillado. Pero, ¿él sentirá lo mismo? Aquí te salta la duda de no saber si decirle lo que sientes o no. No quieres acelerar las cosas pero te sientes tan bien… Entonces te lanzas ¡y él también te lo dice!

Fase 7: Tu alma gemela.

Estáis enamorados y esto ya es motivo suficiente para imaginar todo vuestro futuro juntos. No necesitas mucho para planear dónde viviréis, si tendréis perro o gato ni para elegir el nombre de vuestros hijos.

Fase 8: Descubres sus defectos.

Hasta que de repente un día se explota la burbuja y empiezas a darte cuenta que no todo es tan fabuloso como creías. Él no es ni de lejos el hombre perfecto y todo lo que antes te enamoraba ahora empiezan a resultarte molestas. Entonces asumes que ¡no hay nadie perfecto! Y que es mucho mejor dejar de idealizar a tu pareja.

Fase 9: Peleas.

Poco a poco, vuestra relación empieza a salir de esa etapa loca de perdidamente enamorados y ya no os lleváis bien en todo momento. Cuanto más tiempo pasáis juntos, comenzáis a tener más roces y a discutir. Al final, juntos encontráis la manera de entenderos y solucionarlo. Lo que hace vuestra relación más fuerte y madura.

Fase 10: FELICIDAD en mayúsculas.

Al final llegáis esa etapa en la que habéis conseguido superar las peleas y sin idealizar el uno al otro. Formáis un buen equipo y sigues tan enamorada como el primer día, pensando en un futuro juntos porque aunque no sea perfecto, te hace increíblemente feliz y eso le convierte en el perfecto para ti.

1Comentario

Publicar un Comentario