Señales de que tienes mal ojo con los hombres

6 Signos de que tienes mal ojo con los hombres

Todavía estás soltera y no es porque no lo hayas intentado. No sabes cómo lo haces pero siempre terminas pillada del capullo de turno. Hombres (si es que pueden llamarse así) que no hacen lo que dicen, que juegan contigo, que te mienten, que desaparecen y reaparecen… En definitiva, que no te tratan como te mereces.

Mala suerte, te dices. Sin embargo, cuando te paras a analizarlo un momento, siempre hay un factor común entre tanto capullo: TÚ. No sabes por qué terminas loca por los huesos del mismo imbécil una y otra vez, pero esto termina aquí. Si esta historia te suena es muy probable que sea algo más que mala suerte o una maldición sobrenatural que te hace atraer a los peores hombres. Si cumples con cada uno de estos signos, lo sentimos pero tienes mal ojo con los hombres. ¿La buena noticia? ¡Que esto puede cambiar!

1. Siempre acabas con el corazón roto

Si haces un repaso por tus relaciones pasadas es probable que descubras que casi todas terminan del mismo modo. Ninguna por que tú les pongas fin. O bien te dejan, te engañan, desaparecen o de hecho, se pasan meses y meses estando contigo pero diciéndote que no quieren ninguna relación y luego, como todos, desaparecen. Esto no quita para que tú no te hayas enamorado de él en el proceso. Te enamoras como una tonta de un imbécil esperando que se convierta en el Príncipe Azul pero si analizas objetivamente esa relación te das cuenta que no es tan maravillosa como creías.

2. Los chicos buenos te parecen aburridos

Que te guste el chico malo con ese toque de canalla y que le pone picante a tu vida está bien cuando tienes quince años y eres una adolescente que no sabe nada de la vida pero ya no. Llega un momento en el que un hombre bueno es todo lo que necesitas, alguien que te trate como mereces, que sea tu amigo y te quiera tal y como eres. Alguien maduro con quien compartir tu vida. Y puedes verlo o no, pero tarde o temprano te vas a cansar del drama y el peligro que te trae el chico malo.

3. Todavía crees que puedes cambiar a un hombre

¿Es que no aprendes la lección? Las personas no cambian a menos que quieran hacerlo, y ni siquiera cuando quieren dan un cambio de 180 grados. El amor no puede cambiar a las personas así que olvídate de ese supuesto potencial de buen novio que ves en el chico malo tan solo porque pase en las películas de Nicholas Sparks y en Tres metros sobre el cielo. Tienes que querer a ese hombre por quién es y no por quién te gustaría que fuese. Hay señales que son cristalinas, como las que él no es tu hombre ideal.

4. Das segundas oportunidades (y terceras)

Con este punto no queremos decir que no des segundas oportunidades, pero estas se ganan. ¡Deja de regalárselas a quienes no se las merecen! Y quienes, además, probablemente no te las piden. Si estás perdonando constantemente las indiscreciones y los errores de tu chico, y hasta llegas a justificarlos es que sin duda tienes muy mal ojo para los hombres. Dale una segunda oportunidad solo a ese hombre que se preocupe por ti y de verdad se arrepienta.

5. Te han engañado más de una vez

Quien te engaña una vez, lo hará siempre. Y si él engañó a su ex contigo, deberías saber que tú no serás diferente a ella. Un hombre de verdad es honesto con sus sentimientos y no juega con las mujeres. Cambia el chip y aleja a los mentirosos e infieles de tu vida de una vez por todas.

6. Te gusta un hombre y de repente se lo ha tragado la tierra

Podrías tener un máster en ser víctima del famoso ghosting. Conoces a un hombre, empezáis a hablar, a quedar, te gusta cada vez más y entonces, de un día para otro, deja de responder a tus mensajes, ya no quiere quedar contigo y ni te coge el teléfono. ¿Se lo ha tragado la tierra? ¿Ha tenido un accidente tan grave que está en coma, que le ha dejado unas secuelas irreversibles además de amnesia? No, es solo un capullo más.

Sin comentarios

Publicar un Comentario