Miedo al amor

6 Síntomas que demuestran que tienes miedo a enamorarte

El miedo al compromiso o a enamorarse no es algo solo de hombres. Después de una decepción amorosa, o tan solo porque queremos protegernos de ella, construimos una coraza evitando que nos vuelvan a romper el corazón. Nos decimos que no queremos comprometernos y salimos huyendo de cualquier relación que pueda convertirse en algo serio. Nos fijamos solo en hombres que no podemos tener o que no nos gustan lo suficiente y salimos corriendo en cuanto conocemos a alguien de quien nos podríamos enamorar perdidamente.

¿Te resulta familiar todo esto? Si tu respuesta es sí, es probable que tengas miedo a enamorarte. Este miedo, conocido también como Filofobia, puede ser el responsable de que actives tus mecanismos de defensa y alejes el amor impidiéndote volver a ser feliz. Estos son algunos de los síntomas que confirman que tienes miedo a enamorarte:

1. Siempre te fijas en hombres inalcanzables

Quizá está casado o comprometido o simplemente vive en otro país. Sea como fuere, nunca te fijas en hombres con los que tener una relación es fácil. Si la mayoría de relaciones que has tenido han sido relaciones a distancia es muy probable que tengas miedo a enamorarte. De esta manera, te rindes al “no puede ser” o “es inalcanzable” y esa es la excusa perfecta para ni siquiera tomar la iniciativa, para intentar tener una relación con esa persona especial.

2. “No tengo tiempo para un novio”

Estás demasiado ocupada con el trabajo, tus amigos, el gimnasio y tus otras aficiones que no te queda tiempo para una relación, o eso es lo que siempre aseguras. Nunca tienes tiempo suficiente para compartirlo con tu pareja o con el hombre que estás conociendo, evitando, de esta manera, establecer lazos más serios porque realmente tienes miedo a hacerlo.

3. Solo tienes relaciones ocasionales

El síntoma más claro de que tienes miedo a enamorarte es que tan solo tienes relaciones ocasionales. Tú misma te encargas de terminar antes de tiempo las historias o con las personas con las que podrías llegar a construir una relación más duradera y estable. Echa una vista atrás a tus últimas relaciones y analiza las verdaderas razones por las que acabaron. Probablemente fuiste tú inventándote excusas mientras huías de algo que conducir a un compromiso.

4. Lo primero que haces es buscarle defectos

Cuando estás empezando a conocer a alguien te concentras más en sus defectos que en sus virtudes. Te encargas en buscarle todas las cosas malas y las razones por las que no vale la pena tener una relación con él. Te dices que está bien para un rato pero que no es la persona perfecta para ti por todo esto y por todo aquello.

5. Evitas las conversaciones personales

Si alguien le preguntase a tus ex parejas tal vez asegurasen que eres una persona fría. No eres muy cariñosa y evitas tener cualquier tipo de conversación personal que te permita conocer más íntimamente a la otra persona y viceversa. Mantienes la distancia de cualquier relación construyendo una coraza para evitar enamorarte y que la otra persona se enamore de ti. Recuerda que para poder ser amada tú también has de dar y, sobre todo, estar dispuesta a enamorarte.

Sin comentarios

Publicar un Comentario