7 Señales evidentes de que NO hay química entre vosotros

Cada vez son más quienes niegan la existencia de la química en las relaciones, como si de un ser todopoderoso o la presencia de vida extraterrestre se tratase. Tal vez nunca sepamos si dos personas están hechas para estar juntas o no. Pero, llamémosle química, feeling o como queráis llamarlo, sí que hay algo cuando conoces a alguien que te dice que puede ir a más, alguien con quien conectas de manera mental o física sin saber por qué.

De entrada, saber si tenemos o no química con un hombre debería ser fácil pero a veces no resulta tan sencillo como parece. Suele pasar cuando conocemos a alguien online. Primero nos gusta pero cuando quedamos en una cita descubrimos que tenemos cero conexión. Otras veces deseamos tanto que nos guste o empezar una relación que nos forzamos a buscar la química, diciéndonos que en ocasiones se necesita tiempo pero la realidad es que si no hay conexión entre dos personas no merece la pena esforzarse porque nunca funcionará.

Estas son las señales más claras de que no hay química entre vosotros y deberías más que pasar página, cerrar el libro.

1. Te cuesta sacar un tema de conversación

Seguro que te ha pasado. Cuando tienes química con alguien la conversación fluye sin que tengáis que forzar los temas. A veces incluso termináis conversando del sexo de los ángeles preguntándoos cómo habéis llegado hasta allí. Sin embargo, cuando tienes que buscar los temas y te abruman los silencios incómodos es que no vais por buen camino.

2. No terminas de entender sus bromas

Todas queremos a alguien que sea capaz de sacarnos una risa hasta en nuestro día más malo. Reír juntos, hasta de la broma más estúpida, es el mejor signo de que hay química entre dos personas. Pero, si te quedas pensando qué ha querido decir o por más que lo intentes no le ves la gracia por ninguna parte es que la cosa está clara.

3. No compartís ideas ni intereses

Tener ideas e intereses comunes es lo que determina si dos personas son compatibles o no. Esto no significa que tengáis que pensar del mismo modo sino que puedas entender su punto de vista pero, sobre todo, que puedas hablar de cosas con las que no hablas con nadie más.

4. No te apetece estar cerca de él

La conexión mental y la física van más de la mano de lo que parece. Cuando conectamos con alguien de manera mental nuestro cuerpo responde casi involuntariamente. Nos acercamos el uno más al otro, nos tocamos, copiamos movimientos… Si tu cuerpo no responde así, hazle caso y no pierdas más el tiempo.

5. Parece que no pasa el tiempo

¿Recuerdas la clase con ese profesor tan aburrido en la que la aguja de los minutos parecía no avanzar nunca? Pues esto es algo parecido. Si las horas que estás con él no se te pasan volando es porque no estás disfrutando.

6. Mirarle a los ojos es incómodo

Mirar a los ojos a alguien fijamente cuando tienes química y que él también se te quede mirando es una de las cosas más maravillosas que hay. Sobran las palabras. Pero si te sientes incómoda cuando hacéis contacto visual y tienes que desviar la mirada hacia otro lado, y no es porque seas una persona muy tímida, es porque no compartís la conexión. ¿Cómo crees que va a funcionar una relación así?

7. No sientes esa conexión

Y, por último, aunque parezca muy redundante, esta es quizá una de las señales más importantes. Se trata de escuchar a tu corazón. Cuando tienes una conexión especial con alguien no importa el tiempo que le conozcas, te parecerá que os conocéis desde siempre. No se trata de sentir que es tu alma gemela ni nada por el estilo, es sentirte cómoda y comprendida. Cuando no la tienes, ves a la otra persona como a un extraño, incluso si la conoces bastante bien.

Sin comentarios

Publicar un Comentario