8 mitos sobre ligar que ya son historia

Todas las mujeres hemos crecido bajo una serie de máximas sobre ligar que nos hacían creer que los hombres eran valientes y que nosotras teníamos que estar esperando a que nos pidiesen salir. Por suerte, las cosas han cambiado y mucho en el mundo del amor y las citas. Las cartas de amor y las miradas furtivas se han transformado en toques y un “añadir al menú”. Las páginas de ligar online han modificado nuestro modo de conocernos y por tanto también las reglas sobre el amor. Estos son los 8 mitos sobre ligar que todas hemos escuchado que, por fortuna, ya son historia antigua.

1. Los opuestos se atraen

Si has salido con alguien que sea totalmente diferente a ti sabes bien que no saldrá bien. Los opuestos se pueden atraer, a veces. Otras veces, los opuestos tienen ganas de arrancarse la cabeza. Salir con alguien totalmente contrario a nosotras se asemeja más a una guerra civil que a la relación perfecta. Tu mejor relación siempre será con alguien similar a ti de algún modo.

2. No des el primer paso

A las mujeres siempre se nos ha dicho que esperemos sentaditas a que sean ellos los que nos pidan una cita. Pero lo que generalmente ocurre cuando seguimos este consejo es que nos quedamos sentadas y comiéndonos los mocos. Además, tampoco es justo que siempre sean ellos quienes tengan que cargar con el peso de proponer una cita, ¿qué pasa si es tímido? Si un hombre te gusta, no lo dudes y pídele salir.

3. Haz una lista de lo que buscas en el hombre ideal y ve por ello

No nos equivoquemos, es importante tener claro qué es lo que estamos buscando, si estamos listas para comprometernos en una relación o no, pero hacer una lista de requisitos es la peor manera de conocer a alguien porque estarás más pendiente de si cumple con ellos o no, más que de si te gusta. Y ten por seguro que no conocerás a nadie que los cumpla.

4. No hables demasiado de ti misma

A las mujeres se nos conoce por hablar demasiado, y no negaremos que a muchas de nosotras nos encanta hablar pero la idea de no acribillar a tu cita hablando demasiado de ti es una estupidez. Tú eres igual de interesante que él, y si no es capaz de tener a una mujer fuerte y segura delante de él que le hable de sus sueños y ambiciones definitivamente no es para ti.

5. Sé misteriosa

Jugar a ser demasiado misteriosa puede jugarte una mala pasada, valga la redundancia. Más que sexy resultarás irritante o tal vez le hagas pensar que no sabes lo que quieres, que él no te gusta o que sufres un trastorno de bipolaridad. Un día sí y al otro no.

6. El hombre es quien invita

Con el empoderamiento de la mujer moderna este concepto está cada vez más pasado de moda. Si tu cita insiste en invitarte a cenar es un bonito gesto, no tiene por qué incomodarte. Ahora bien, dividir la cuenta es igual de aceptable y si tú te sientes más cómoda con esta opción, adelante. Que te invite a cenar tampoco significa que te esté comprando, otro día puedes invitar tú y tan contentos.

7. Espera 3 días a llamarle o enviarle un mensaje

En los días que corren que estamos conectados a todas horas, si alguien espera 3 días en dar señales de vida corre el riesgo de que la otra persona ya haya pasado del tema, piense que no le gustas o que crea que te ha atropellado un autobús. Tres días en nuestra era equivalen a dos semanas del pasado. Si alguien te gusta y hay química, para qué esperar.

8. Nada de sexo hasta la 5ª cita

No existe una cita perfecta en la que tener sexo más que cuando a ambos os apetece mucho. Tanto da si tenéis sexo en la primera cita, en la quinta que en la décima. Cada situación y relación es diferente por lo que nuestro consejo es que esperes a tener sexo con esa persona cuando te sientas preparada y ya no te puedas aguantar más.

Sin comentarios

Publicar un Comentario