8 señales de que tu follamigo se ha convertido en tu novio

Un follamigo es como el regalo de Reyes Magos de moda que todas queremos y se agota en las tiendas. Un amigo que te acompañe al cine, te hace reír y gemir de placer con una buena dosis de sexo sin que te raye la cabeza y sin tener que aguantar a su madre. ¿Qué chica no quiere eso? A todas nos gusta la libertad que proporciona tener una amistad con derecho a roce y el sexo sin sentimientos pero, seamos sinceras ¿cuántas de vosotras habéis tenido un follamigo sin involucraros más de la cuenta finalmente?

La vida no es de color de rosa y tener un amigo con derechos no es tan ideal como parece. Lo que nadie te cuenta sobre esta relación es que tiene fecha de caducidad, y a veces, sin darte cuenta, lo que en un principio comenzó como una relación de folloamistad sin compromiso se ha terminado convirtiendo en una relación de novios al uso. Si cumples con estas 8 señales, no lo dudes, tu follamigo es ahora tu novio.

1. Os escribís varias veces cada día

Cuando has pasado de escribirle para ver qué hace y si se puede pasar por tu casa para preguntarle qué tal le ha ido el día o contarle que se ha muerto tu cactus o cualquier otra estupidez varia. La cuestión es que le escribes y él a ti porque quieres saber de él en todo momento, porque la notificación con su nombre en tu pantalla te saca una sonrisa de oreja a oreja.

2. Has abandonado las webs para ligar

Ya no le ves sentido y además tampoco te apetece. ¿Para qué conocer a alguien con quien pasar un rato o tener sexo si ya tienes buenos polvos?

3. No solo quedáis para tener sexo

Vais a cenar por ahí, al cine, a tomar algo… hasta te acompaña en un maratón de series cuando tienes la regla. Todo sin el sexo incluido en el paquete.

4. Planificas tus fines de semana dependiendo de cuando os podréis ver

Si va a verte o si libra de trabajar el viernes por la noche en lugar del sábado, ya quedas con tus amigas el sábado para poder verle el viernes. Planificas tus días y amoldas tus planes dependiendo de cuándo os podréis ver. Te esfuerzas por hacerle un hueco en tu agenda del próximo fin de semana pero también piensas qué haréis juntos dentro de un mes.

5. Os contáis cosas muy personales

De repente te das cuenta que has empezado a acumular una cantidad de información de su vida personal como que su amigo invisible cuando era pequeño se llamaba Francis o que es alérgico al pelo de gato. Os contáis vuestros sueños y miedos, esas cosas que no reveláis a nadie más y te encanta que sea él quien te escuche.

6. Conoces a sus amigos y él a los tuyos

Tus amigos te conocen y él también conoce a los tuyos. Habéis empezado a salir y quedar todos juntos al nivel que cuando no os ven juntos te preguntan por él como si, en efecto, fueses su novia.

7. Hacéis la cucharita

Dormís juntos porque te apetece, os abrazáis y os dais cariño sin que sea un post-sexo. ¿Existe señal más clara para saber que él es tu novio que hacer la cucharita?

8. No te molestas en arreglarte cuando quedas con él

Ya te da igual cómo te vea, sabes que le gustas de cualquier manera. Os habéis visto lo más feos que podéis estar con toda la cara demacrada pasando una resaca horrible y no importa. Por eso ya ni siquiera te molestas en arreglarte e ir de punta en blanco cuando quedas con él.

¿Todavía te queda alguna duda de que es tu novio?

1Comentario

Publicar un Comentario