Un hombre tímido puede resultar complicado, sin embargo, su amor será real. Por el contrario el que no está interesado puede ser un problema.

Diferencias entre un hombre tímido y uno al que no le interesas

Hay muchas cosas que han ido cambiando con el tiempo. Una de ellas es el dichoso paradigma social en las relaciones. Es verdad que, hasta hace un tiempo, era el hombre el que tenía que conquistar a la mujer. Pero por suerte, eso ya es cosa del pasado, ahora la mujer tiene mucho poder en sus manos. En HombresalaCarta, las mujeres son las que escogen, ellas deciden y crean sus menús según sus gustos y preferencias. El Don Juan, ese ruiseñor que inflaba el pecho y recitaba poemas al oído ya ha desaparecido.

Atrás quedan los tiempos de la oratoria, de la seducción masculina, de los roces en la mano. Ya no existen damas que se desmayan ante las ansias de fundirse de amor con su figura masculina. Ya no hay máquinas del amor, ni deseos prohibidos.

Las mujeres hemos ganado terreno en esta batalla contra machitos y cantamañanas. Nosotras hemos entrado en el juego y hemos cambiado las reglas. Sin embargo, algunas veces, cuando nos enfrentamos a ellos en la batalla, en medio de los susurros y los roces, cuando nos plantamos frente a él, enviamos nuestras señales de guerra, preparando la siguiente batalla entre las sábanas… Y resulta que no recibimos ninguna señal de respuesta. Nada sucede y nos preguntamos si es que será tímido o que, simplemente, no está interesado en nosotras.

¿Cómo distinguir a un hombre tímido de uno al que no le interesas?

Si el relato anterior te resulta familiar, si alguna vez te has enfrentado a la falta de reacción del chico que te gusta, lo más seguro es que te hayas hecho esa pregunta. Es muy importante saber diferenciar entre un hombre tímido y uno al que no le interesas en absoluto. Para que puedas hacerlo, te explicamos las grandes diferencias entre uno y el otro, para que nunca vuelvas a luchar sin tener todas las armas en tu poder.

Los ojos y las miradas

Un hombre tímido no suele ser muy hablador, le cuesta expresarse y se siente nervioso en compañía de alguien a quien no conoce. Sin embargo, los ojos no pueden esconder lo que está pasando en su interior. Un hombre tímido hablará con ellos. Sus miradas serán expresivas y llenas de sentido, mientras que un hombre al que no le interesas tratará de esquivarte, evadiendo tus miradas, buscando otros puntos en el horizonte, por encima de tu hombro o en dirección contraria.

La conversación

Los hombres tímidos prefieren no hablar, pero cuando una mujer que les gusta se les acerca, tienden a luchar por dejar de lado esa timidez. Hay mucho en juego y lo saben. Saben que todo dependerá de cómo gestionen esa oportunidad tan valiosa. Si está interesado continuará hablando a pesar de los nervios, de los balbuceos y de las dudas. Si no está interesado, simplemente se dará la vuelta o esperará a que acabes de hablar y se limitará a mirar al horizonte.

El rubor

Los hombres tímidos suelen mantener contacto visual siempre con la chica que les gusta. Es como si fueran espectadores de un drama romántico y siguen a la actriz principal por todo el escenario, pero cuando ella se gira y los sorprende mirándola, se sonrojan. Sienten un escalofrío de vergüenza y de pena y tratan de darse la vuelta y mirar hacia otro lado.

Por el contrario, un hombre que no está interesado, puede sostener la mirada sin sentir el más mínimo rubor, sin inmutarse.

Te lo encuentras por ahí…

Lo bueno de los hombres tímidos es que sienten mucho y dicen poco. Su mejor táctica (en realidad, casi su única arma) es estar siempre ahí, al acecho, en espera de ese momento en el que por fin encuentre el valor y pueda declararse. Es por eso que te lo sueles encontrar caminando por la calle o en los sitios que frecuentas. Aunque puede parecer un poco creepy, si lo piensas bien… Es bastante romántico. Lo que parece una simple coincidencia es, en realidad, una muda estrategia con la que pretende demostrarte algo que no es capaz de expresar en palabras; que siempre está ahí.

Los hombres a los que no les interesas, simplemente, no aparecerán jamás por sorpresa.

¿Es amigo de tus amigos?

Al hombre tímido se le da fatal comunicarse con la mujer que le gusta, así que busca la cercanía a través de sus amigas y de su círculo cercano. De esta forma se acerca sin hacerlo. Poco a poco irá conociendo tu vida a partir de los comentarios, de las anécdotas y de los recuerdos. Este acto le dará cierta seguridad y se sentirá como si te conociera desde hace mucho tiempo. Cuando por fin reúna el valor necesario saltará al ataque y se declarará.

El que no está interesado en ti, aprovechará esta y cualquier oportunidad para coquetear con tus amigas. Si alguien se le cruza en el camino antes de que aparezcas tú, pues mejor, así no tendrá que esforzarse.

Los regalos

Le va a costar muchísimo… tendrás que tener mucha paciencia, pero al final lo hará. Una vez haya dado ese primer paso, comenzará la conquista. Ten en cuenta que es muy malo hablando y que, además, no es que sea demasiado hábil en otras cosas… Al final, su mejor opción son los regalos. El hombre tímido buscará siempre hacerte el regalo perfecto, uno que se adapte a tus gustos y a tus necesidades.

El hombre al que no le interesas nunca te regalará nada, incluso cuando sea él quien dio el primer paso en la conquista. En poco tiempo te darás cuenta de que, además de no hacerte regalos, empezará a quejarse de que tú no le has regalado nada.

Actos y palabras

Incluso cuando ya creas que tienes cierta confianza, el tímido seguirá siéndolo durante un tiempo más. Por suerte, a estas alturas esto ya no te va a suponer un problema, pues aunque habla poco, sus actos demuestran todo lo necesario para que una mujer se sienta querida y respetada.

El otro tipo, habla mucho y no dice nada. De hecho habla demasiado. Te “comerá la oreja”, se hartará de regalarte los oídos con palabras encantadoras, pero a la hora de la verdad sus actos demostrarán que no está interesado en ti realmente.

Hay muchas más diferencias entre un hombre tímido y uno que, simplemente, va a la suya y no está interesado en ti. Cosas como dedicar canciones, afrontar los temores o buscar conocer a la familia de la persona a la que ama, marcan la diferencia entre alguien tímido y enamorado y alguien que simplemente pasa de todo o que, pretende ser lo que no es.

Sin comentarios

Publicar un Comentario