entender cerebro masculino

La guía “definitiva” para entender el cerebro masculino

Suelen decir que nosotras somos las complicadas, que no hay quien consiga entender qué es lo que pasa por esta cabecita nuestra. Que un día decimos “sí” y al siguiente es “no”, pero ¿acaso ellos son todos tan simples como dicen? ¡Ja!

Si los hombres son simples, no sé con qué individuo extraño de la evolución nos habremos topado nosotras porque lo que viene a ser sencillos de entender, no son. Con ello no quiero decir que nosotras no seamos complicadas, lo somos, pero ellos tampoco se van de rositas. Antes de seguir con este artículo, por favor, si alguna de vosotras ha conseguido entender qué les pasa a los hombres por la cabeza realmente, por favor, ¡LLÁMANOS!

Mientras esperamos tu llamada, nos hemos aventurado a escribir una guía para ayudarte a entender el cerebro masculino basada en nuestras experiencias personales. Sí, sabemos que el adjetivo “definitiva” es un tanto optimista pero ¿qué sería del mundo sin los optimistas?

“A que no tienes hue…”

Todas sabemos muy bien cómo termina esta frase y también qué hará un hombre después de que se la digan. Quizá la fama de simples les viene de aquí pero lo cierto es que más que simples, son competitivos. Absolutamente con todo: desportes, ligues… hasta con el número de orgasmos que puede tener su pareja en una noche, y, claro, es gracias a ellos.

Y a raíz de su cerebro competitivo podemos deducir muchas cosas que nos ayudarán a entenderlos mejor. Por ejemplo, que les gusten las mujeres que no pueden tener, las que se lo ponen difícil y hacen que se lo curren. No saber si podrán llegar a conquistarla la hace mucho más atractiva. Pero cuidado, porque puede que en algunos casos lo único que les atraiga sea la conquista.

Lógicos pero no simples

Una de las diferencias más importantes entre el cerebro de las mujeres y de los hombres es que, hablando en plata, nosotras somos unas rayadas mentales y ellos, muy básicos. Con esto queremos decir que el cerebro femenino busca la socialización, hablar y profundizar en los problemas mientras que el cerebro masculino aborda cada problema desde un aspecto más lógico, sin darle tantas vueltas a las cosas.

El sexo es sexo. El amor es amor

Otro de los motivos por los que más nos cuesta entender a los hombres es por cómo abordamos cada sexo las relaciones sexuales y el amor. Los hombres saben diferenciar con una mayor claridad el sexo del amor que nosotras, quizá el motivo en estos casos resida en nuestras hormonas. Tras tener un orgasmo, las mujeres generamos una mayor cantidad de oxitocina en nuestro cerebro, la hormona asociada al enamoramiento. Algo que a ellos no les pasa. Por lo que es frecuente que una mujer se enamore después de tener relaciones sexuales y un hombre, antes de ello.

Por tanto, ellos pueden acostarse con alguien y estar enamorados de otra persona sin ningún problema, teniendo claros sus sentimientos y sin que esto les convierta en unos capullos. A nosotras, nos cuesta un poco más.

Son prácticos

Generalmente, ellos encaminarán un problema hacia una solución y si ven que un conflicto no tiene solución, es probable que ni siquiera pierdan el tiempo para contarlo. De ahí que nosotras seamos más abiertas a compartir nuestros sentimientos que ellos. Ellos prefieren ir viendo cómo van saliendo las cosas antes de pensar demasiado en ponerle etiquetas a algo. Así que sé consciente que por mucho que quieras que tu novio te entienda como una amiga, no lo va a hacer.

Sin comentarios

Publicar un Comentario