Los hombres no son simples y estas 4 cosas lo demuestran

Dicen que los hombres son bastante simples. Que sólo piensan en videojuegos y sexo, y que son fáciles de llevar. Si los hombres son así, no sé en qué dimensión paralela estaremos viviendo nosotras porque no hemos conocido ni a un solo hombre que sea así de simple. Ya nos gustaría habernos encontrado con chicos así, pero no, parece que todos los que pillamos son muy retorcidos.

La historia siempre es la misma. Conoces a un chico. Conectáis, os pasáis hablando y chateando hasta las tantas, quedáis y compartís cama. Todo parece perfecto, sin idas ni venidas, sin juegos ni estrategias, por fin un chico que hace lo que dice. Hasta que un día le dio por ser bipolar. De repente, le escribes, te lee y ya no te contesta. Crees que ya no le gustas y que está pasando de ti pero después decide presentarte a sus amigos. ¿Qué bicho le ha picado?

Nosotras tampoco tenemos muy claro qué les pasa a estos hombres para que se comporten así pero lo que sí tenemos comprobado es que no se trata de uno o de dos entre todos los varones del planeta. Todo lo contrario. Desde HombresalaCarta nos atrevemos a decir que de entrada los hombres no son simples, y cada vez se vuelven más y más complicados. ¿No nos creéis? Aquí os dejamos 4 pruebas que evidencian lo que decimos:

1. Te dice que le gustas y después si te he visto, no me acuerdo

Cuando nos gusta de verdad alguien lo único que queremos es algún tipo de señal del universo que nos haga saber que él siente lo mismo que nosotras. Por si hay algún hombre leyendo esto: las mujeres no pretendemos que nos declaréis vuestro amor eterno a la primera de cambio o que nos digáis enseguida que estáis locamente enamorados de nosotras, en ese caso seríamos nosotras las que saldríamos corriendo.

Sin embargo, están los hombres que se arman de valor y te dicen “me gustas” para empezar a ignorarte a los pocos días y “oye, que simplemente nos estábamos conociendo, ahora puedo hacerme el loco si nos cruzamos por la calle y no saludarte. Es lo más normal”. Claro que sí.

2. Te dice que no quiere una relación pero si se te acerca un tío se pone en plan novio

No hay nada que asuste más a un hombre del siglo XXI que las palabras “novio” y “relación”. Se pasará la mayor parte del tiempo que estéis juntos recordándote que ahora mismo no está preparado para tener una relación, que no es necesario ponerle etiquetas a lo vuestro, que simplemente disfrutáis del tiempo que estáis juntos y bla bla bla. No obstante, espera que se te acerque algún chico a ligar contigo, ahí le nace la vena de novio al segundo.

3. Cuando decides pasar de él, te dice de quedar

Después de muchas idas y venidas por fin te decides a pasar de él. No ha sido fácil porque en el fondo te gusta que no sea un hombre simple pero ya estás cansada de su bipolaridad. Tras pasarte días pensando si te merece la pena o no y al fin tomas una decisión, es entonces cuando te envía un mensaje para quedar. ¿Es que pueden leernos la mente?

4. Un día te satura a mensajes y al otro te lee y pasa de contestar

Algunas te dirán que es porque ya te ha conseguido o que es su estrategia para que le eches de menos pero sospechamos que ni siquiera ellos saben por qué lo hacen. Lo único que sabes es que ayer no paraba de enviarte mensajes durante todo el día y os quedabais chateando hasta las tantas y hoy parece estar muy ocupado porque te lee y no te contesta durante muchas horas o incluso hasta el día siguiente. ¿Se esfuerzan por hacernos sufrir o qué? Por lo menos si así fuese a partir de ahora, pero no. Es probable que mañana te vuelva a saturar a mensajes. Así que de simples no tienen nada.

Sin comentarios

Publicar un Comentario