Eres su segundo plato y estas 4 pistas lo demuestran

Tampoco hace falta ser Sherlock Holmes para hallar las pistas de que tu ligue está empezando a pasar de ti. Bueno, más que pasar de ti lo que está haciendo es guardarte en la recámara, sentarte en el banquillo o, como mejor entendemos en HombresalaCarta, pedirte como segundo plato. Ese plato del que pasas cuando ya te has tenido que desabrochar el botón de los vaqueros con el primero, la persona a la que llama cuando le falla el plan A o si tiene un bajón de autoestima.

Lo más complicado de ser un segundo es que no lo ves venir. Quedáis un día, os gustáis, o por lo menos a ti él te gusta, empiezas a hacerte ilusiones pero cuando le dices de quedar ta va dando largas, le mandas un mensaje y tarda horas en responderte después de haberte leído. Te dices que ya es suficiente, que vas a pasar de él pero entonces ¡TACHÁN! Vuelve a aparecer más interesado que nunca, por lo menos para un rato.

El problema es que al principio no siempre es fácil saber si eres un segundo o un principal. Por eso, te dejamos algunas de las pistas más claras que demuestran que eres su segundo plato:

1. Siempre eres tú quien le dice de quedar

Si te da la sensación de que desde casi el primer momento tú eres la única que propone planes y dice de quedar, preocúpate porque este cadáver empieza a oler. Es probable que apenas hayáis quedado una o dos veces y la razón es, fundamentalmente, que la otra persona no pone de su parte. Cuando un hombre de verdad quiere quedar contigo te dice de quedar. Simple. Así que si no lo hace debes asumir que no eres su primera opción y que es casi seguro que en ese momento lo esté siendo otra persona.

2. Ni come ni deja comer

A diferencia del ghosting, cuando eres su segundo plato él no desaparece. Aunque no quedéis nunca te seguirá escribiendo de vez en cuando para recordarte que está ahí y para comprobar si todavía tienes interés. Cuanto más interés perciba en ti, menos caso te hará. Ten clara una cosa: a un tío que te tiene como suplente no le interesa estar horas hablando contigo por WhatsApp, ni se interesa por tu vida ni tampoco va a darte explicaciones de nada. Te seguirá el rollo, coqueteará contigo, sí, pero solo de vez en cuando y sin pasarse.

3. Te da largas

Si aun así eres de esas a las que no les importa nada y toman la iniciativa diciéndoles de quedar lo tienes crudo. Si hay algo que caracteriza a todos los hombres que te tienen como segundo plato es que nunca va a ser claro contigo. Nunca te dirá que no le interesas, que están conociendo a otra persona o simplemente que no les apetece quedar contigo. No, ellos te darán largas y se inventarán excusas par no quedar hasta que te canses y les dejes de escribir. Y ni siquiera entonces han terminado.

4. El efecto rebote

Cuando por fin crees que se había terminado y empiezas a pasar de él, aparece de nuevo en tu vida como arte de magia. Te envía un mensaje y parece que tiene todas las intenciones de quedar. “¿Le habré juzgado mal?”, te preguntas. De eso nada, es la misma canción de siempre. Cuando ven que ya no tienen mensajes de su segundo plato temen haberlo perdido y les salta la alarma. Y como ocurre con la pista 2, cuanto más pases de él, más escribirá. Y si te dice de quedar es porque ya no están con el primer plato y buscan un segundo.

¡Que no te engañen! ¡Búscate a alguien que te pida como plato fuerte!

Sin comentarios

Publicar un Comentario