Señales de que no es el ideal

Señales de que él NO es tu hombre ideal

Cuando nos enamoramos es como si nos pusiésemos una venda en los ojos que nos hace creer que el hombre con el que estamos es perfecto y es nuestra alma gemela. Vemos a un príncipe azul con armadura y cabalgando a un corcel blanco que en realidad es otro capullo al que no le gustamos lo suficiente o que simplemente es demasiado inmaduro o celoso para tener una relación.

No. No es que ellos se oculten detrás de la sonrisa de un príncipe encantador. Las señales de que no es nuestro hombre ideal están ahí desde el minuto uno pero nosotras estamos demasiado enamoradas para poder apreciarlas. Y luego, cuando por fin nos quitamos la venda de los ojos, nos preguntamos cómo hemos podido estar tan ciegas. Para que no te vuelva a pasar, estas son las señales de que él no es tu hombre ideal. ¡Aprende a detectarlas y no pierdas más el tiempo!

Está demasiado ocupado para verte

Al principio todo marcha sobre ruedas. Os pasáis horas chateando y enviándoos mensajes, hasta habéis tenido un par de citas perfectas. Te das cuenta de que te empieza a gustar y de repente pasa de ti. Le envías mensajes y no te contesta, nunca te llama y siempre parece demasiado ocupado para quedar contigo. Lamentamos decirte que no le interesas. Cuando un hombre quiere ver a una mujer no importa lo ocupado que esté, saca un momento de donde sea para enviarte un mensaje o quedar contigo. Si crees que pasa de ti, es porque pasa de ti. No pierdas el tiempo pensando en él.

Es muy celoso

Un hombre excesivamente celoso nunca será tu hombre ideal. No puedes dejar de hacer cosas que te gustaría hacer o de quedar con amigos porque él se vaya a molestar, ni mucho menos todo ha de depender de que él cambie y supere sus celos. Si empieza a controlarte, aléjate antes de que sea demasiado tarde o terminarás en una relación muy tóxica.

Insinúa que no quiere una relación

Si nos dieran un euro por cada hombre que nos ha dicho que no quiere nada serio y que no está preparado para una relación, seríamos ricas. La verdad oculta detrás de esto es que no le gustas lo suficiente. No es que no quiera tener una relación, es que no quiere un relación contigo. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado o descubierto por Facebook que tiene una relación seria con otra mujer poco tiempo después? De acuerdo, puede ser que le gustes y que no esté preparado para comprometerse, pero de cualquier manera ese hombre no es tu hombre ideal.

El sexo es increíble, pero eso es todo

El sexo es una parte importantísima en una pareja pero no lo es todo. Para que una relación funcione es imprescindible compartir intereses, planes y sentimientos. Si vuestros encuentros están llenos de pasión pero fuera del dormitorio la comunicación es mala, no tenéis química y no te interesa lo más mínimo, no es tu hombre ideal. Y lo mismo ocurre al revés, si os lleváis genial pero no te hace sentir mariposas en el estómago o a él no se le ilumina la cara cuando te ve, es que no es para ti.

No eres su prioridad

Otra señal de que no es tu hombre ideal es que no se interese por ti ni te preste la suficiente atención. Si a veces te hace sentir como si fueses el segundo plato, que prefiere antes estar con todos sus amigos que contigo y, en resumen, que no se esfuerza por estar contigo o en incluirte en su vida ya puedes dejar de perder el tiempo con esa persona porque no te merece.

1Comentario
  • 10 Características del novio perfecto | HombresalaCarta blog
    Publicado a las 10:40h, 13 Febrero Responder

    […] El hombre perfecto no existe. Eso es algo que todas tenemos claro o por lo menos, deberíamos. Aun así, resulta inevitable no tener una lista de requisitos mentales de cómo debería ser el hombre perfecto para nosotras. Y, siempre que esa lista sea realista, esto no es perjudicial, todo lo contrario. Al tener claro lo que estamos buscando en un hombre y en una relación de pareja estable nos será más fácil reconocer a nuestro hombre ideal cuando aparezca por la puerta y, a su vez, no perder nuestro tiempo en una relación o con hombres que no merecen la pena y que no están hechos para nosotras. […]

Publicar un Comentario