Te mostramos 22 señales de que te estás enamorando de ese chico que te gusta. Si estás preparada para dar el salto, lánzate.

Señales de que te estás enamorando

Solo hay una cosa mejor que estar enamorada, y es el proceso de enamorarse. Enamorarse es una experiencia única y a todas nos encanta esa sensación de que te tiemblen las piernas cuando te estás enamorando y estás cerca de ese chico que te hace tilín. De repente, todo es nuevo, aún no estás segura de si es amor de verdad o no y estás más tensa que el tanga de Falete, esperando a que él dé el primer paso. Quieres más, estás segura de que él también y la espera te hace estar nerviosa todo el tiempo. ¡Es la mejor sensación del mundo! Así que no seas tonta y aprovecha cada segundo.

Sin embargo, el amor también es ambigüo, a lo mejor tienes miedo de que te rompa el corazón o no estás segura de estar enamorada… Si ese es tu problema, no te preocupes, hoy te dejamos algunas señales que te confirmarán si de verdad te estás enamorando o no.

Hablar del futuro

No importa lo mucho o lo poco que lleves con una persona, si eres capaz de hablar con ilusión de lo que haréis dentro de tres o cuatro meses, esa es una señal inequívoca de que te estás enamorando de esa persona.

Lo echas de menos

Si en cuanto sale por la pierta ya lo estás echando de menos, es que estás enamorada. En las relaciones, los primeros meses son muy intensos y es como si no puedieras vivir sin él. Si quieres estar a su lado las 24 horas del día, los siete días de la semana… Entocnes no falla, estás enamorada.

¿Quién?

Si eres incapaz de recordar cuándo fue la última vez que pensaste en tu ex puede que sea porque las cosas te van muy bien ahora. Si disfrutas tanto con tu nuevo chico, que no tienes ni un segundo para pensar en tu ex, es que te estás enamorando.

Las cosas que no te gustaban

Una vez superadas las mentirijillas de las primeras citas, si cuando llevas un tiempo con él, empiezas a valorar las cosas que a él le gustan (y que a ti no), esa es una buena señal. Siempre y cuando esté a tu lado, te encanta hacer cualquier cosa, hasta ir a ver ese grupo de música que no soportas o tragarte esas pelis de acción tan aburridas.

Pequeños sacrificios

No te importa hacer pequeños sacrficios por él, sabes que él también los hará por ti. Si un sábado te pide que te quedes con él en casa viendo pelis, seguro que lo prefieres a salir por ahí con tus amigas de fiesta.

Te alegra los días

Él siempre es esa “cosa buena” que te alegra los días, incluso los peores. Por muy mal que haya ido el día, siempre te anima el día verlo al salir del trabajo.

Te sientes segura con él

Es un sentimiento difícil de describir, pero estar con él es lo mejor que te ha pasado. Es el mejor de todos. Cuando estás con él sientes que nada te puede hacer daño y si algo fuera mal, él te protegería de cualquier cosa.

Eres tú misma

Te sientes tan bien con él que te permites ser una payasa, contar chistes malos y llevar tu ropa más cómoda (y fea), sin miedo a lo que te pueda decir. Has bajado la guardia. Podrías seguir intentando impresionarlo, pero ya no importa, puedes ser tú misma.

Empiezas a ver cosas que le gustan por todas partes

De repente, empiezas a ver cosas que le gustan por todas partes. Siempre han estado ahí, pero tú jamás te habías fijado en ellas. Es como magia, como cuando una embarazada no para de ver embarazadas por la calle. De repente ves un montón de coches como el suyo, no paras de ver el anuncio de su perfume, la serie que tanto le gusta… Esa es una señal de que estás enamorando de él.

Es tu roca

Cuando algo bueno o malo te sucede, él es el primero en saberlo siempre.

No te preocupa asustarlo

Estás tan cómoda con él que puedes hacer lo que quieras delante de él sin miedo a perderlo. Puedes llorar, portarte como una loca o hacer el ridículo más espantoso, sabes que no saldrá corriendo pase lo que pase.

Siempre juntos

No te quieres despegar de él para nada. No importa donde vayas o donde tenga que ir, lo quieres a tu lado en todo momento. Da igual si tienes que ir a pasar la ITV o si tienes que ir a comprar algo al supermercado, lo importante es estar con él.

Disfrutas, aunque te moleste

“Ahora mismo no me gustas”, es lo que querrías decirle… Sin embargo, quieres estar con él, a pesar de que no lo soportes en ese momento.

No hay prisa

No te asustas si no te contesta al teléfono o a los mensajes. Sabes que le gustas aunque tarde en contestar, estás segura. Si no responde es porque estará ocupado. Puede que te estreses, pero ya no te asustas como antes.

Sois uno

Compartís todo. Os habéis convertido casi en la misma persona. Si uno está triste, el otro también. Si uno ríe, el otro también ríe.

Las viejas fotos

Sus fotos de pequeño te derriten. Si no te gusta un chico, escuchar las historietas de cuando era un crío te aburrirá, pero cuando te estás enamorando lo quieres saber todo sobre su infancia y cada foto suya te encanta.

Netflix

Si prefieres quedarte con él en casa viendo Netflix, es una señal de que te estás enamorando.

Saber más

Estás como loca por enseñarle todo lo que te gusta. Quieres llevarlo a tu restaurante favorito, quieres visitar tu lugar favorito, hacer ese viaje soñado con él. Quieres que te conozca mejor que nadie.

No paras de hablar de él

Tu familia, tus amigas, tus compañeros del trabajo… Todos están hartos de oírte hablar de él una y otra vez. Pero es que es normal que no dejes de hablar de él… ¡Lo echas tanto de menos!

Mamá, papá…

Si estás pensando que ha llegado el momento de presentárselo a tus padres es porque consideras que es tu pareja, por tanto, te estás enamorando de él.

Sus fotos

Cuando no puedes estar con él, no paras de mirar sus fotos. Si te pasas el día viendo las fotos que os tomásteis el fin de semana o estás metida todos los días en su Instagram, revisando lo que publicó en 2013… No te hace falta leer esto, estás enamorada hasta las trancas.

Otra vez…

Cualquier cosa que hayas hecho antes, quieres hacerla con él. Porque hacer con él, será como hacerla por primera vez. Cualquier cosa con él, mejora y es diferente. Esta es una señal de que te estás enamorando.

¿Te has sentido identificada en alguno de estos puntos? Si la respuesta es sí, entonces es que te estás enamorando… Así que ya sabes, disfruta de la experiencia y no te comas la cabeza; déjate llevar.

Sin comentarios

Publicar un Comentario