ser impulsiva es bueno para el amor

¿Ser impulsiva es bueno para el amor?

Si nos dejamos llevar por la impulsividad de la que vamos a hablar en este artículo nuestra respuesta en caliente a este titular sería: Ni de coña. Ser impulsivos y tener una relación de pareja estable y sana no siempre han ido de la mano. En concreto, la impulsividad nunca ha estado considerada como una buena cualidad para una pareja. Por lo menos hasta hoy.

Decir y hacer lo primero que se nos pasa por la cabeza sin tomarnos un tiempo de reflexión para entender de verdad nuestros sentimientos y necesidades puede ser un gran problema cuando decidimos compartir nuestra vida con otra persona. A no ser… ¡que esa persona sea igual de impulsiva que tú!

La impulsividad puede ser buena para la relación

Esto es precisamente lo que determinó un estudio de la Universidad De Buffalo, en Estados Unidos. De acuerdo con esta investigación, es importante que tanto tú como tu pareja compartáis el mismo nivel de impulsividad, ya que si los dos sois igual de impulsivos estaréis más satisfechos en vuestra relación de pareja.

Así lo declaró el doctor Jaye L. Derrick, autor del estudio, a Medical Daily: “Cuando los dos miembros de la pareja son impulsivos se entienden mucho mejor y no experimentan los mismos niveles de comportamientos negativos”. Es decir, que, como en muchos otros aspectos, cuantas más cosas tengas en común con tu pareja, mejor entendimiento, y la impulsividad solo es un ejemplo más.

Si los dos sois impulsivos al mismo nivel, ambos os sentiréis más comprendidos por vuestra pareja y, asimismo, experimentaréis nuevas vivencias al dejaros llevar por vuestra impulsividad sin necesidad de sentir culpabilidad por algunos de vuestros impulsos. Además, ser impulsivo también puede tener un gran número de ventajas en el amor, ya que este tipo de personas se dejan llevar por sus sentimientos sin reflexionar demasiado. Ellos son unos de los pocos que no se dejan atormentar por el gran “Y si…”

Por otra parte, tener cierta impulsividad puede ser propicia para crear vínculos profundos dentro de la pareja. Según otra investigación realizada en 2013, las personas impulsivas suelen pensar en las necesidades de sus seres queridos antes que en sí mismas. Y dinos tú si esto no es fundamental en cualquier relación de pareja.

No todo es tan bonito como parece…

Para todo lo bueno siempre hay un pero. Y sí, la impulsividad puede ser buena para una relación siempre que los dos miembros de la pareja sean igual de impulsivos. Si uno lo es y el otro no, puede arder Troya. Bueno, quizá nos hemos pasado, pero sí que puede ser perjudicial para una relación. Los investigadores de la Universidad de Buffalo concluyeron que cuanto más similares sean en niveles de impulsividad, siendo altos o bajos, más felices en su relación.

Aparte, las parejas que son impulsivas tienden a discutir con mayor frecuencia, algo propio de las relaciones tóxicas, y a exagerar cualquier cosa ya que su impulsividad puede hacer que aprecien las cosas del mismo modo y a gastar demasiado en un viaje espontáneo o una compra impulsiva.

Por ello, una vez más, en el equilibrio está la virtud. Y a veces, está bien ser impulsivos pero un poco de reflexión y cabeza nunca nos viene mal cuando hablamos de amor.

1Comentario
  • Sofi
    Publicado a las 13:48h, 08 mayo Responder

    De haberlo sabido antes me hubiese ahorrado más de una relación tóxica!!! Debo aprender a controlar mis impulsos jajajaj

Publicar un Comentario