Yo también soy demisexual

Si tras hacer un repaso a tu historial amoroso descubres que siempre has perdido la cabeza por tu mejor amigo o alguien a quien conoces profundamente es posible que seas demisexual.

Pero ¿qué es ser exactamente demisexual? Bueno, cuando no sabes si te gustan altos o bajos, rubios o morenos, con los ojos claros u oscuros sino que te sientes atraída por ese hombre que se abre a ti, que te cuenta todos sus secretos y con quien tienes una conexión emocional, entonces no cabe duda.

Ser demisexual es sentir atracción solo por aquellas personas con las que se tiene una conexión emocional fuerte, bien de amor profundo o de amistad. ¿Crees que tú también puedes ser demisexual? A lo largo de este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la demisexualidad.

¿Qué es la demisexualidad?

Generalmente, la sexualidad de una persona suele asignarse a la homosexualidad, la heterosexualidad, la bisexualidad y la asexualidad. Sin embargo, hay un término que se sitúa a medio camino de todos ellos y es la demisexualidad.

La demisexualidad se define como una tendencia sexual que se caracteriza por no sentir una atracción sexual en base al aspecto físico. Las personas demisexuales tan solo sentirán atracción por aquellas personas con las que tenga una conexión emocional muy fuerte previamente. Sin estos vínculos no es capaz de sentir atracción por nadie.

Algunos suelen hablar de la demisexualidad como una especie de asexualidad temporal, ya que la sexualidad solo se despierta con el paso del tiempo y la sucesión de experiencias que vive con una persona afín. Además, llegado el caso de que se destruyan los vínculos emocionales la atracción sexual también desaparece.

¿Cómo saber si eres demisexual?

No siempre es fácil saber si eres demisexual o tan solo te gusta conocer mejor a un hombre antes de irte a la cama con él. La principal diferencia es si sientes atracción o no. Un demisexual nunca sentirá deseo o atracción por alguien antes de tener una gran confianza y afinidad con alguien.

Es fundamental no confundir la demisexualidad con el hecho de querer reservar la experiencia sexual para una etapa más madura en la relación o por cuestiones morales, religiosas o de personalidad como la timidez, la inseguridad o el miedo. Porque en todos estos casos sí que existe un deseo sexual previo.

Para poder llegar a saber si eres demisexual, hablamos de dos tipos de atracción sexual: la primaria y la secundaria. La atracción sexual primaria es la que se basa en las cualidades exteriores, como su aspecto físico, su forma de vestir, su rostro y también las cualidades de su personalidad básica, como su seguridad o su manera de comunicarse. Por otra parte, la atracción sexual secundaria estaría relacionada con las cualidades interiores y, sobre todo, las experiencias de la relación previa. Es decir, de todas las ideas y actitudes que han propiciado una conexión emocional intensa.

Lo normal es que las relaciones comiencen con la primera etapa de atracción y con el tiempo, y en algunos casos, se llega a la secundaria. Sin embargo, para los demisexuales es necesario alcanzar primero la etapa secundaria para poder lograr la primaria.

Y bien, ¿tú también eres demisexual?

Sin comentarios

Publicar un Comentario